Cuando tienes que recurrir a la cirugía veterinaria….

Tengo un perrico bastante pequeño, de raza Pekinés y con muy malas pulgas. Como es el mío, no me queda más remedio que tenerle aprecio, pero el jodío es tonto a rabiar.

Se tragó un tirador de una lata de cerveza que había en el suelo y, como no lo expulsaba, fuí al veterinario para que el jodio Gengis (El tontolperro) no las palme.

En las mascotas de corta edad, las vacunas protegen el sistema inmune.

El caso es que, sintiendome el propietario del perro más tonto del mundo, en la clínica veterinaria a la que fuí me sentí reconfortado al leer la cantidad de cosas que les pasan a estos animalicos, incluso hay dolencias como la del “gato paracaidista” que no es más que un gato que se tira al vacio….

No sabía que los perros podían tener displasia de cadera o algo llamado piometra canina (Que es una infección de útero)…. lo que sabía es lo típico, vacunaciones, esterilización del perro o incluso insuficiencia renal pero al leer su página web he podido ver cosas realmente extrañas. ¿Cómo han conseguido sobrevivir estos bichos con la cantidad de cosas que les pueden entrar?

En fin, que el jodío perro se libró de la cirugía veterinaria por los pelos, ya que consiguió vomitar el objeto con un purgante….

Finalmente hubo final feliz…

Etiquetado en: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *